Viajar sola por Croacia y Bosnia durante 7 días

Hvar

Era la segunda vez que viajaba sola, y dadas las fechas, quería combinar la visita a algún lugar nuevo con ratitos de playa y sol: entonces, Croacia fue la mejor opción que pude escoger y Bosnia, un buen souvenir que me regaló más de lo que pensaba. Te cuento cómo organicé mi viaje de 7 días por Croacia y Bosnia por mi cuenta:

Croacia es uno de esos destinos en los que un coche, puede ser tu mejor aliado. Aunque si viajas sola y no quieres dejarte el presupuesto en la carretera, la mejor opción es optar por el transporte público… y debo reconocer que, ni tan mal aunque hay que ir con paciencia.

Split, mi base de operaciones

Después de leer en muchos blogs y comentarios de otros viajeros, decidí descartar Zagreb en esta ocasión. Hubiera preferido volar directamente a Zadar… pero los precios, en su momento estaban impagables, así que decidí alojarme durante 3 días en Split y, de ahí, desplazarme a los destinos que quería visitar. Si vas a hacer la misma ruta que hice yo o similar y, no es mucha la diferencia, te recomiendo que vueles a Zadar, lo veas en un día y de ahí, bajes a Plitvice.

Me alojé en Guest House Alberto, un albergue bastante barato y, relativamente cerca del centro donde lo mejor, son las vistas y lo auténtico que es… saliéndose un poco del standard de albergue juvenil.  Aunque hubo dos detalles que no me gustaron: el primero es que, viajando sola, yo dormía en la “sala” del apartamento y no tenía ningún tipo de taquilla, y el resto de viajeros entraban por esta parte hacia sus habitaciones (que sí podían cerrar con llave). Pero sobre todo, que para ir al centro de Split, pasas a primera hora por el mercado de pescado… y eso, después del café, es un malabarismo para tu estómago. Recomendaría un alojamiento cercano al puerto, ya que ahí está también la estación de autobuses y es donde iremos todos los días. 

La Isla de Brac y la Playa Zlatni Rat en Bol

Split se ve relativamente pronto, así que en mi caso, le dediqué una mañana desde muy temprano y, al mediodía cogí un Ferry hasta Bol que tardó una hora. Tuve la suerte de conocer a unas chicas en el barco que habían alquilado coche y que me llevaron hasta la Playa Zlatni Rat tardando sólo unos 20 minutos en cruzar la isla de punta a punta. A la vuelta, no fue así y cogí un bus que tardó una hora larga en hacer el mismo recorrido… lo que hay que tener en cuenta, cuando hagamos esta excursión ya que se va mucho tiempo. Cogí un ferry de ida con la vuelta abierta y concreté la salida desde Brac.

BOL, Croacia

Brac fue un primer contacto con el Adriático y… una auténtica maravilla, cuesta lo suyo llegar pero cuando te presentas en Zlatni Rat, te das cuenta de que ha merecido la pena (tú y todos los turistas que hay), tanto por esta playa de aguas cristalinas como por los pueblitos que recorres hasta llegar ahí.

Excursión a Zadar

Como os decía, tuve que ir en bus desde Split… y la puntualidad, no es una de las virtudes de los croatas. El viaje fue algo largo (3 horas ida y otras 3 vuelta) y, aunque mereció la pena, sin duda hubiera preferido volar a Zadar directamente. Es una ciudad pequeña, donde el mayor encanto se encuentra en el órgano marino (una pena no haberme podido quedar a ver atardecer).

A la vuelta, decidí bajarme en Trogir y fue la mejor decisión que pude haber tomado. Llegué a este pequeño pueblo costero casi de casualidad y quedé totalmente prendida de sus calles medievales y su romanticismo. Desde Trogir a Split tardé apenas 20 minutos en un autobús urbano.

Plitvice, Patrimonio de la Humanidad en Croacia

Esta excursión fue otro de los motivos por los que hubiera preferido viajar a Zadar ya que tardé aproximadamente lo mismo que a ésta. Sabía que a ambas no me daba tiempo a ir, así que elegí Plitvice con pena de no haber podido visitar Krka. Cuando te acercas a información, te comentan que hay diferentes rutas y cuánto tardarás en hacer cada una. En mi caso, eran las 14:00 y cerraban a las 18:00 por lo que la chica me insistió en que cogiera la ruta corta… yo, que me conozco y sé lo que me gusta andar, le dije que prefería coger la larga… que para una vez que iba, intentaría verlo todo. (Pagas lo mismo, simplemente cambian las indicaciones).

Plitvice, Croacia

De hecho, me dio tiempo a ver el Parque al completo en 4 horas y, si lugar a dudas, es un capricho de la naturaleza. Desconozco si Krka me hubiera gustado más, pero Plitvice me encantó… fue un remanso de paz en plena naturaleza y, por fin, con pocos turistas.

El lugar donde me enamoré: Hvar

No fui la única que se enamoró en esta isla, y prueba de ello es que por primera vez, tuve que coger el billete del ferry ida y vuelta cerrada porque podías quedarte sin hueco. Desde aquí se podían hacer varias excursiones a islas cercanas, pero yo preferí subir a lo alto de la isla para disfrutar de las vistas y, al bajar, descansar en las aguas más cristalinas que vi en Croacia. Podría jubilarme en esta isla sin el menor inconveniente.

Mi accidentado viaje a Bosnia

La idea original era madrugar y llevar la mochila, ir en bus a Mostar donde pasar el día y, de ahí viajar a Dubrovnik para instalar mi segundo campamento. Sin embargo, el bus decidió romperse a 20 kilómetros de cruzar la frontera… a las 12 del mediodía a 40 grados. Esto cambió mis planes, así que en el propio bus, cambié de alojamiento con el wifi gratuito que había.

Bosnia

Mostar me regaló una de las mejores sorpresas de este viaje… ya desde el principio, cuando en el bus puedes disfrutar del fiordo de los Balcanes a través de la ventana. Esta ciudad es una auténtica maravilla, tanto por su cuidado y medieval centro… como por la historia, demasiado reciente, que aún se puede ver en cada esquina. Pero sobre todo, lo que más me gustó de lo que vi de Bosnia… fue su gente. Lejos de sonar a tópico, venía de una Croacia saturada de turistas donde la gente está cansada de ser amable. Sin embargo, en Mostar no era así, y más, si eres español: muchos hablan español gracias a que en la guerra, el ejército se instaló allí y, de hecho, hay hasta una plaza que se llama Plaza España. Si digo que esta gente es muy amable, probáblemente no esté haciendo justicia a lo bien que me trataron. ¡Y qué bien cené! En pleno centro del casco antiguo y a un precio irrisorio (mucho más económico que Croacia). Me alojé en Hostel Hercegovina y lo recomiendo 100%, tanto por ubicación y precio como por limpieza, amplitud, seguridad…

De vuelta a Croacia: es el turno de Dubrovnik

Tras pasar dos veces la frontera a la vuelta (y enseñar dos veces el pasaporte), llegué a Dubrovnik… la famosa perla del Adriático. Me alojé en Youth Hostel Dubrovnik, que si bien era económico, incluía desayuno y estaba muy bien… creo que estaba demasiado lejos del centro. No sorprendo a nadie cuando digo que Dubrovnik es precioso, algo que desde luego confirmo y, que su atardecer desde Buza Bar es un regalo para los sentidos.

En definitiva, me gustó muchísimo Croacia y me enamoré perdidamente de lo poco que vi de Bosnia, una tarea pendiente que guardo para mi próximo viaje a los Balcanes. A destacar el tremendo calor que hacía para ser septiembre y la gran cantidad de turistas que había. Lo bueno es que, en esta ruta de costa, en cualquier momento puedes sacar los escarpines y el bikini de la mochila y refrescarte en aguas cristalinas 🙂

Periodista especializada en Marketing Digital y nómada empedernida por naturaleza: YSIFLY es el lugar en el que hablo sobre mis ganas de no quedarme con las ganas de nada

4 Replies to “Viajar sola por Croacia y Bosnia durante 7 días”

  1. Comparto tus apreciaciones sobre Croacia. Cuándo viajaste?

    1. Hola Alberto! Estuve el año pasado a principios de septiembre 🙂

  2. Hola Marta! Me gustaria que me cuentes un poco más sobre Split. Voy en una semana 🙂 Gracias!
    Te dejo mi mail sofiaferrazini@gmail.com

    1. Hola Sofía,

      Claro, encantada 🙂 Ahora mismo te escribo al e-mail que me dices

      Que tengas un buen día!

Deja un comentario