Plan dominguero: ruta a los Ojos del Diablo en Cantabria

OJOS_DIABLO_

Cantabria esconde grandes secretos en algunas de sus cimas, entre ellas: los Ojos del Diablo. Estos grandes surcos, observan atentos el baile de “la ballena” con las olas creando un mirador que bien merece una ruta dominguera.

Cómo llegar

Por la zona existen varias rutas, e incluso para llegar a los  Ojos del Diablo, unas con mayor dificultad que otras. Yo os voy a 

Cima de Solpico

contar la que hemos hecho hoy, que si bien, en mi opinión, no tiene una gran dificultad, hay tramos que son más complejos. Se trata de una subida a través de la montaña (hasta 470 metros con un desnivel de 350 metros) donde el suelo es piedra y la mayor parte del tiempo, inestable por lo que los tobillos se pueden resentir bastante. Tengamos en cuenta que es uno de los macizos kársticos más importantes de Cantabria. En total, nosotros tardamos unas 3 horas en recorrer los 8 kilómetros que comprenden esta ruta (4 ida y 4 vuelta) y, ya os adelanto, que nos lo tomamos con bastante calma para poder ir disfrutando del paisaje.

Salimos de Bilbao sobre las 9,30 de la mañana y, nos salimos en la salida 159 hacia Guriezo al venir por la Autovía del Cantábrico (A8). Ahí, cogimos la carretera N634 y, en seguida, nos salimos en el kilómetro 161 a un improvisado aparcamiento que ocupa el lugar de un antiguo tramo de carretera. Aquí nos encontramos un cartel donde nos muestran las diferentes rutas que tenemos en la zona, y otro que nos invita hacia la Cima de Solpico.

Igual veis alguna cabra montesa, decían…

Aunque hacía calor, no era insoportable por lo que pudimos estar a gusto, pero no me quiero ni imaginar, cómo tiene que ser a más de 25 grados…Como ya os comentaba, el camino está lleno de subidas y bajadas entre piedras por lo que recomiendo llevar, no sólo un calzado apropiado para andar, sino que también, tenga la suela algo gordita para las piedras.

Nos habían dicho que tal vez, tendríamos la suerte de cruzarnos con alguna cabra montesa. ¿Alguna? Nos hemos encontrado con todas las que debe de haber en Cantabria… Están separadas y observándote fijamente, te siguen con la mirada hasta que desapareces de su territorio. De hecho, nos ha recordado bastante a la escena de El  Rey León cuando Simba vuelve a casa y se encuentra a todas las hienas… acojonar, acojona pero la verdad es que sólo eso. Si no las molestas, ellas no te molestan a ti así que en mi opinión, no hay ningún peligro si respetamos su espacio. De hecho, Tara, la perrita que llevábamos, quería jugar y ha ido donde ellas y han salido corriendo…  Lo que también hemos visto en nuestro camino han sido buitres leonados sobrevolando durante toda la ruta: y es que claro, es la única colonia de toda España de estos animales.

Pese a ser junio, domingo y haciendo muy buena temperatura, nos hemos cruzado con muy pocos “mendizales” que compartían nuestro mismo plan. Sin embargo, que esto no os preocupe por si os perdéis, toda la ruta está marcada con señales de colores: en nuestro caso, seguimos las rojas.

Llegamos a la joya de la corona

Allí están: los ojos del diablo. No os preocupéis si al llegar, sólo veis uno: la foto desde donde se ven los dos, es desde el otro lado. Una vez llegas, y si la niebla no te impide disfrutar del paisaje, te das cuenta de que el esfuerzo ha merecido la pena. El verde de la montaña se funde con las intensas aguas azules del Cantábrico en los acantilados de Oriñón y la playa de Sonabia ante la mirada de los Ojos del Diablo y los buitres leonados que sobrevuelan la zona. Os recomiendo cruzar, a través del ojo más pequeño, hacia el otro lado, donde poder disfrutar, aún más, de lo generosa que puede llegar a ser la naturaleza. Además, ¡es hora del hamaiketako! Y qué mejor que con esas vistas…

La vuelta, aunque en mi opinión es algo más dura porque es todo bajada y los tobillos y rodillas se resienten más, se hace bastante corta. Para poner el broche de oro a esta mañana, nos hemos acercado a la cervecera de Oriñón a tomar algo donde la barra de pintxos de tortillas que nos estaba esperando, no tenía desperdicio alguno.

Por si no ha quedado lo suficientemente claro: os recomiendo encarecidamente que hagáis esta ruta 🙂

OJOS DEL DIABLO

 

 

Periodista especializada en Marketing Digital y nómada empedernida por naturaleza: YSIFLY es el lugar en el que hablo sobre mis ganas de no quedarme con las ganas de nada

2 Replies to “Plan dominguero: ruta a los Ojos del Diablo en Cantabria”

  1. Muy recomendable hacer esta ruta!!! Las vistas son impresionantes…

Deja un comentario